BIBLIOTECA VIRTUAL

Biblioteca Digital Virtual y Multimedia

    Home
    Quienes Somos
    Biblioteca Virtual
    Libros en papel digital
    Premio Nobel Pablo Neruda
    Premio Nobel Gabriela Mistral
    Gestion Documental ISO 15489
    Noticias
    Galeria de Fotos
    Contacto
    CV

PASADO, PRESENTE Y FUTURO DEL LIBRO

Sí, ya sé que ayer se presentó en sociedad la versión actualizada del Kindle, algo que venía rodando por la web hace ya bastante tiempo. Stephen King hizo de maestro de ceremonias, quizás porque el invento da miedo, o porque espanta, o porque aterroriza (o porque pretenden vender tantos como libros vende quien los representó ayer, por no pensar siempre mal). En todo caso, sea una u otra cosa, lo cierto es que los principales interrogantes que se ciernen sobre los soportes electrónicos que quieren arrogarse el nombre de libro o pretenden usurpar su papel, siguen sin dar respuesta satisfactoria los principales interrogantes que los especialistas plantean.


En el nuevo espacio de tecnología, cultura y sociedad creado por la Caja del Mediterráneo en Alicante, Tucamon.es, debatimos cuatro profesionales a finales del mes de enero sobre la pervivencia de la arquitectura del códice en nuestros días (Joaquín Rodríguez) y sobre las pistas que su supervivencia puede darnos para comprender mejor, quizás, lo que se avecina; sobre las plataformas digitales como vehículos privilegiados de comunicación de contenidos escritos (Enrique Rubio, director de la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes), capaces de difundirlos en múltiples formatos para muy diversos soportes (más allá, por tanto, del mero libro electrónico); sobre los dispositivos digitales dedicados de lectura (que así deberían llamarse) propiamente hablando, a cargo de Javier Celaya (fundador de dosdoce.com y editor del blog comunicacion-cultural.com); sobre el papel que las tecnologías de impresión digital tendrán en la perpetuación paradójica del papel, al facilitar el encuentro entre el lector y el ejemplar que busca, a demanda (a cargo de Chema García, Director comercial de Publidisa y editor del blog Libros y tecnología).


Pinchad para ver el video

Quizás Stephen King quiera mirárselo, para discutir fundamentadamente sobre el pasado, el presente y los futuros del libro.

VANIDAD DIGITAL Y FUTURO DEL LIBRO

En el mes de abril de este año la Comunidad de Madrid (Madrimasd) y la Fundación Jorge Juan organizaron un ciclo de conferencias dentro de la convocatoria Madrid es Ciencia donde especialistas de diversos ámbitos profesionales y del saber transmitían a un público generalmente adolescente, en busca de su vocación y su futuro profesionales, algún conocimiento panorámico sobre las materias que allí se abordaron. A mí me tocó, gracias al encargo de los organizadores, hablar de los futuros del libro.

 

 

A caballo entre la vanidad y el prurito divulgativo, incluyo hoy este video aquí, proyección que forma parte de una sección que Madrimasd acaba de inagurar, su mediateca. Los que tengan la paciencia de seguir los veintitantos minutos de la grabación, verán (no demasiado nítidamente) que al hablar sobre los futuros del libro conviene hacerlo en torno a tres grandes áreas o coordenadas: la de la producción o creación de contenidos; la de su circulación o divulgación; la de su uso, lectura o consumo. Alrededor de esos ejes, con ejemplos traídos de diversos ámbitos de la edición contemporánea, quise desbrozar, de l a manera más amena y accesible, los misterios de la apasionante revolución en la que estamos inmersos.

Peter Brantley es uno de los profesionales más acreditados del mundo de la generación y difusión de contenidos digitales en la red, un paladín de la era digital vinculado a alguna de los proyectos más señalados de la era que vivimos: Archive.org, la memoria digital libre de la web, el acceso a todo el conocimiento generado digitalmente; la Open Book Alliance, o el clamor por una cultura digital de los libros libres; la IDPF y el Epub, o la lucha por el establecimiento y la difusión de un formato abierto y universal. Todo su trabajo gira, me atrevo a afirmar, en torno a dos concpetos básicos: openness y accesibility, apertura y accesibilidad. Eso le ha llevado a ser una de las pocas voces que censuran las iniciativas editoriales de Google por su afán monopolístico y propietario. Ese empeño hace que su opinión y su trabajo trascienda el mundo de los libros, de las editoriales, archivos y bibliotecas, para alcanzar a todo el ecosistema digital y su posible evolución.

Tengo una amiga de cuyo nombre me acuerdo pero no revelaré que ocupa un cargo de responsabilidad en una extensa e importante red de bibliotecas públicas. Como a muchos otros profesionales del sector, lo que le preocupa no es tanto saber si los dispositivos digitales acabarán matando a la estrella del papel como si las bibliotecas como instituciones públicas que ponen al servicio de la ciudadanía un conocimiento vegetal, tendrán o no sentido en el siglo XXI. ¿Cómo seguir justificando las inversiones en infraestructuras, personal y dotaciones, cuando las salas tienden a estar vacías salvo en el momento en que se convierten en salas de fiestas para acoger el guateque de los exámenes o cuando la liviandad del acceso a los contenidos digitales parace haber sustituido de un plumazo a la pesadez de la memoria en papel?


Las bibliotecas son, para empezar, una pieza fundamental del sostenimiento de las sociedades democráticas, y eso al menos por dos razones fundamentales: porque son el espacio, remedando a la ancestral Biblioteca de Alejandría, donde se atesora la diversidad de opiniones y puntos de vista sobre los más diversos aspectos de nuestra convivencia, donde podemos formarnos un juicio maduro y bien informado sobre los más diversos aspectos que atañen a nuestra coexistencia, donde cabe que construyamos ordenadamente una opinión crítica sobre los asuntos que competan a nuestra vida en sociedad. Hace falta recordar que esto no es una obviedad cuando en países como Cuba, Venezuela, China, Argelia, Rusia o muchos otros mencionados en los informes de la IFLA y su Committee on Free Access to Information and Freedom of Expression, siguen persiguiendo sistemáticamente la diversidad del pensamiento y ahogando a las bibliotecas que se empeñan en defenderlo. Su presidente, Alex Byrne, nos recordaba: “los bibliotecarios y los trabajadores de la información están obligados a continuar luchando contra la persecución y el castigo de aquellos que expresan sus opiniones y de aquellos que intentan proporcionar acceso a la información, por mucho que pudiéramos encontrar repugnantes sus opiniones o su información”.



En el capítulo de las razones fundamentales, además, la promoción de la lectura y de las actividades relacionadas con ellas sigue siendo una actividad insustituible, junto a la que deben ejercer la familia y la escuela: nuestra convivenia necesita de las palabras, nuestra coexistencia pacífica está hecha de debate y de discusión, de desavenencias razonables y razonadas, nuestra democracia necesita de las palabras y, en consecuencia, de las actividades que promueven, estimulan y aconsejan su uso. Lectura y democracia van de la mano.



Cierto es que el giro digital es un hecho incontrovertible y que la introducción y uso de dispositivos digitales de toda naturaleza será una cuestión de tiempo. También, que en la era del acceso se difuminan las fronteras entre los catálogos antaño incomunicados de forma que a mayor conectividad, menor diferenciación, y que las bibliotecas deben redefinir su lugar en esa maraña de oferta informativa abriéndose a la cooperación y la colaboración. Pero más allá de todo eso, en contra de lo que pudiera parecer, su labor será determinante en este nuevo universo ligado a la memoria digital: si es cierto que los nativos digitales son usuarios regulares y aún expertos de determinadas herramientas, son, según los recientes estudios sobre usos y costumbres de esta población, analfabetos digitales. La labor de alfabetización y dinamización digitales que las bibliotecas deberán ejercer es decisiva para que aprendan a distinguir la calidad de la información, su fiabilidad; que aprendan a interrogar adecuadamente a la web, sin monosílabos; que entiendan su arquitectura y sus sistemas de filtrado y clasificación, también de censura y ocultamiento; que aprendan a sosegar sus impulsos de lobos navegantes de la red para apreciar la complejidad de los argumentos allí expuestos.



Y necesitaremos, además, que las bibliotecas y sus bibliotecarios sean celosos conservadores de nuestra memoria vegetal, tal como acuñara el término Umberto Eco en la conferencia inaugural de la Biblioteca de Alejandría, y esto no por un mero afán de conservación arqueológico, sino porque nuestro cerebro lector se forjó en la lectura sucesiva y progresiva de argumentos ordenados en pos de una coherencia y sentido determinados. Se trata, por tanto, de salvaguardar la memoria vegetal de nuestra especie, un tipo de racionalidad específico, una identidad individual y colectiva características.

Las bibliotecas son hoy más necesarias que nunca porque garantizan la diversidad que constituye las sociedades democráticas; anima a la lectura como factor fundamental del crecimiento de juicios ilustrados; alfabetiza a la sociedad digital y garantiza el acceso plural y libre al conocimiento; conserva nuestra memoria vegetal, el fundamento de nuestros cerebros lectores.

Libro electrónico

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Un lector de libros electrónicos marca Sony.
Un lector de libros electrónicos.

Un libro electrónico,[1] también conocido como e-book, eBook, ecolibro o libro digital, es una versión electrónica o digital de un libro. También suele denominarse así al dispositivo usado para leer estos libros, que es conocido también como e-reader o lector de libros electrónicos.

Contenido

[ocultar]

[editar] Generalidades

El término es antiguo, ya que se refiere tanto a una obra individual en formato digital como a un dispositivo electrónico utilizado para leer libros en formato digital.

Por otra parte, algunos autores proponen que se debe hacer una distinción entre los libros electrónicos y el hipertexto. El hipertexto está destinado a la estructuración de la información a través de enlaces, mientras que un libro electrónico no es más que la digitalización de un libro originariamente editado en papel. Un ejemplo de hipertexto sería Wikisource y uno de libro electrónico, cualquier libro en formato digital que pueda encontrarse en Internet o en CD-ROM.

[editar] Evolución de los libros electrónicos

Diversos dispositivos pueden ser utilizados como libro electrónico: una PC, una PDA, una portátil, y en general cualquier dispositivo que posea una pantalla y memoria.

Sin embargo, a finales de la primera década del siglo XXI comenzaron a aparecer dispositivos cuya función era servir exclusivamente de libro electrónico. Estos dispositivos se caracterizan por un diseño que permite emular la versatilidad del libro de papel tradicional. Así, se buscó movilidad y autonomía (dispositivos móviles con bajo consumo de energía para permitir lecturas prolongadas sin necesidad de recargas), pantallas con dimensiones suficientes para mostrar documentos tradicionales (un A4 o un A5) y alto nivel de contraste incluso a plena luz del día.

En este contexto aparece la tinta electrónica, que tiene un "efecto papel" (debido a la ausencia de iluminación propia y alto contraste obtenido) y su bajo consumo (pues esta tecnología no necesita alimentación más que en los cambios de pantalla).

Ejemplos de estos dispositivos son el iLiad (fabricado por iRex y primer dispositivo comercializado en España desde 2006), el Reader (PRS-500 y PRS-505) de Sony, el HanLin V3 (comercializado en España por Grammata bajo el nombre de Papyre), el STAReBOOK STK-101, el BookeenCybook, el Kindle que es un producto de Amazon.com y el 2010 iPad, un producto de Apple que además de ofrecer una librería en línea como Amazon, también permite diversificar la presentación de libros electrónicos con capacidades multimedia.

[editar] Acontecimientos de importancia

  • 1971: Michael Hart lidera el proyecto Gutenberg que busca digitalizar libros y ofrecerlos gratis.
  • 1993: Zahur Klemath Zapata registra el primer programa de libros digitales, Digital Book, y se publica el primer libro digital: Del asesinato, considerado como una de las bellas artes, de Thomas de Quincey.
  • 1993: Digital Book lanza a la venta los primeros 50 libros digitales en disquete en Colombia en Formato Digital Book (DBF).
  • 1993: aparece Bibliobytes, un proyecto de libros digitales gratuitos en Internet.
  • 1995: Amazon comienza a vender libros a través de Internet.
  • 1996: el proyecto Gutenberg alcanza los 1.000 libros digitalizados. La meta es un millón.
  • 1998: son lanzados dos lectores de libros electrónicos: Rocket ebook y Softbook.
  • 1998-1999: surgen sitios en Internet que venden libros electrónicos, como eReader.com y eReads.com.
  • 2000: Stephen King lanza su novela Riding Bullet en formato digital. Sólo puede ser leída en ordenadores.
  • 2001: Todoebook abre como el primer distribuidor de libros electrónicos en español.
  • 2001: el Grupo Planeta realiza el primer movimiento de las grandes editoriales lanzando la librería veintinueve.com, que cierra poco después con gran fracaso.
  • 2002: las editoriales Random House y HarperCollins comienzan a vender versiones electrónicas de sus títulos en Internet.
  • 2005: Amazon compra Mobipocket en su estrategia sobre el libro electrónico.
  • 2006: Sony lanza su lector Sony Reader que cuenta con la tecnología de la tinta electrónica.
  • 2007: Zahurk Technologies, Corp. dueña de la tecnología digital Book lanza la primera biblioteca de libros digitales para su lectura en Internet, ‘BibliotecaKlemath.com’, al igual que loslibrosditales.com y digitalbook.us.
  • 2007: La Fundación El Libro Total pone al servicio del mundo un nuevo concepto de biblioteca y libro digital (www.ellibrototal.com)
  • 2007: Amazon lanza Kindle.
  • 2007: Grammata lanza al mercado español el Papyre.
  • 2008: Adobe y Sony hacen compatibles sus tecnologías de libros electrónicos (Lector y DRM).
  • 2008: Sony lanza su PRS-505 en Reino Unido y Francia.
  • 2009: Neotake lanza su buscador de libros electrónicos.
  • 2009: Se lanza booq, el primer libro electrónico español.
  • 2009: Wolder lanza el Boox, el primer lector de libros electrónicos con wifi y pantalla táctil.
  • Enero de 2010: Apple lanza el iPad y comienza a vender libros electrónicos para su producto [2]
  • 13 de julio de 2010: Velocity Micro anuncia una familia de libros electrónicos basadas en Android.
  • 15 de julio de 2010: Libranda, la distribuidora digital creada por 7 grupos edioriales españoles, entra en funcionamiento.
  • 29 de julio de 2010: Amazon.com desata la guerra de precios al lanzar su Kindle 3 por 139 dólares USA.
  • Octubre de 2010: Barnes & Noble lanza el NookColor, el primer lector de libros electrónicos a color con sistema operativo Android.

[editar] Ventajas y desventajas de los lectores electrónicos

El libro electrónico posee tanto ventajas como desventajas. No obstante, es necesario distinguir entre el lector (un aparato electrónico con una memoria capaz de almacenar cientos de libros electrónicos) y el libro electrónico en sí, que no es más que un archivo de computadora en un formato específico PDF, MOBI, EPUB, etc. Un lector puede almacenar cientos de libros electrónicos.

Entre las ventajas derivadas del uso de los lectores electrónicos se pueden citar varias:

  • Con ellos se puede leer casi cualquier documento en cualquier lugar.
  • Al utilizar la tecnología de tinta electrónica no tiene retro-iluminación, como es el caso de otros dispositivos de mano (tabletas, computadoras o teléfonos móviles). La experiencia es pues similar a leer un libro en papel: sin cansancio alguno para la vista, pudiéndose por tanto prolongar la lectura durante horas.
  • La accesibilidad es otro de los puntos fuerte del libro electrónico. Los lectores más avanzados del mercado ofrecen conexión a Internet, con lo que pueden conectarse con los principales portales de venta de libros electrónicos, así como descargarse las ediciones electrónicas de los diarios o las revistas de papel.

En cuanto a sus inconvenientes, el mayor de ellos ha sido su elevado precio hasta la aparición del Kindle 3 de Amazon.com (en julio de 2010). Amazon irrumpe en el mercado con su kindle 3 a un precio significativamente menor que el del resto de dispositivos, rompiendo la barrera de los 200 dólares al ofrecerlo por un precio de salida de 139 dólares USA. A partir de ese momento se inicia una carrera por ofrecer dispositivos más baratos y con un conjunto de servicios asociados tales como librerías en línea (como las de la propia Amazon.com o Barnes & Noble) o la posibilidad de préstamo entre usuarios con el mismo dispositivo.

El libro electrónico hará posiblemente que el pasar páginas con el dedo pase a la historia: unos simples botones de avance y retroceso, o un gesto con los dedos en la pantalla táctil de aquellos dispositivos que lo permiten serán sus sustitutos en la nueva era. Otra ventaja adicional es el hecho de que, aquellos lectores que emplean la tecnología de tinta electrónica, sólo consumen batería con el paso de las páginas, por lo que la duración de la misma es muy alta: alrededor de 8.000 páginas, antes de la recarga.

El error generalizado de los actuales libros electrónicos, es haber querido "sustituir" el libro impreso. Es por esto que la gran mayoría son "copia" del impreso, con versiones en pdf o en archivos de "imagen" muy difíciles de leer. Si la modernidad desea un verdadero libro digital, debe tener presentes los "plus" otorgados por la tecnología.

[editar] Formatos de archivos de libros electrónicos

Entre los formatos comúnmente utilizados para los libros electrónicos se encuentran los siguientes (en orden alfabético):

[editar] Genéricos

DJVU – DjVu es un formato libre que se especializa en y en particular destaca en el almacenamiento de imágenes escaneadas. Incluye compresores avanzado optimizado para imágenes de color y documentos de texto. Los archivos individuales pueden contener una o más páginas. La ventaja de DjVu es que es posible tener una alta resolución de escaneo (300-400 ppp), suficiente tanto para la lectura en pantalla y la impresión, y almacenarla de manera muy eficiente.

doc - Formato de Microsoft Word.

ePub – Es un formato libre desarrollado por el IDPF (International Digital Publishing Forum). Se trata de un XML basado en tres estándares de código abierto (open source), como son Open Publication Structure (OPS), Open Packaging Format (OPF) y Open Container Format (OCF). Hablar de un formato XML de código abierto significa que cumple unos estándares, que no está sujeto a disposiciones arbitrarias de ninguna empresa, y, por ello se esperaría que no tuviera ningún problema de perdurar. De este modo, los libros adquiridos en este formato pueden funcionar indistintamente en diferentes lectores, a diferencia de los libros bloqueados con DRM como por ejemplo los que ofrece Amazon en formato Kindle. Es una actualización del antiguo formato llamado Open eBook (.opf)

HTML - Formato propio de la World Wide Web. Multitud de libros con los derechos de autor expirados han sido publicados en Internet en este formato.

litMicrosoft Reader (.lit), es uno de los formatos más antiguos, creado en el año 2000 se lee con Microsoft Reader, una aplicación gratuita de la empresa de Seattle y estaba pensado originalmente para su uso en PDAs.

mobiMobipocket es el formato nativo del eReader Kindle, lo cual no es de extrañar si tenemos en cuenta que Amazon compró la empresa Mobipocket antes de lanzar el Kindle. En los eBooks desprotegidos no hay diferencia entre los mobipockets que son para el Kindle y los que no, y por eso la publicidad del Kindle señala que soporta mobipockets desprotegidos. En los elibros protegidos, sin embargo, hay un flag que está activado para los que son para el Kindle, y desactivado para el resto.

OEB – Es un formato libre. Open eBook es un formato estándar. Viene patrocinado por el consorcio NIST (Instituto Nacional para Estándares y Tecnología de los Estados Unidos). En dicho consorcio se agrupan los principales proveedores de contenidos así como las principales empresas de dispositivos y desarrolladores de programas y software para generar y distribuir ebook. El OEB no es más que un lenguaje de marcado perteneciente a la familia XML.

oPF – Paquetes de libros digitales de código abierto OEB. Es un archivo ZIP más un archivo de manifiesto. Dentro del paquete se define un subconjunto de XHTML. La extensión de archivo por defecto es. OPF

PDF – Adobe Portable Document. Entre sus ventajas se puede citar su portabilidad y su estandarización ISO. Es el formato más utilizado debido a su fácil uso en el enorme parque instalado de PCs, ordenadores portátiles y netbooks. Entre sus desventajas se puede citar que no es repaginable como por ejemplo, Mobipocket o el estándar EPUB.

prc – El Mobipocket es un formato de libro basado en el estándar Open eBook usando XHTML puede incluir JavaScript y marcos. También apoya nativos consultas SQL para ser utilizada con bases de datos integrados.

RTF - Formato de texto enriquecido.

[editar] Nativos

aeh – El AEH es un formato basado en XML formato propietario desarrollado por los franceses de difusión de la empresa Arghos. Archivos de AEH utilizan un DRM de propiedad y el método de cifrado y se pueden leer sólo en el reproductor de Arghos.

azw – Amazon Kindle (.azw) es el formato creado para dar soporte al lector de libros electrónicos comercializado por Amazon. Está basado en Mobipocket, con una pequeña diferencia en el esquema del número de serie (utiliza un asterisco en lugar de un signo de dólar). Tiene su propio formato DRM. La extensión en el nombre de fichero para los eBooks protegidos del Kindle es .azw en lugar de las tradicionales .prc o .mobi de los mobipockets.

BBeB – Un formato propietario de libros electrónicos que han utilizado incluso sus últimos PRS-600 y 300. Se trata de un formato propietario, sin software de lectura conocido por dispositivos que no son de Sony. Tal y como anunciaron hace meses, este formato morirá para pasar todo su catálogo al formato abierto ePUB.

CBR / CBZ – El nombre significa Comic Book Reader, pero el uso es para cualquier libro, cuando el contenido contiene básicamente imágenes. Es un contenedor comprimido para las imágenes. La R significa que es RAR, mientras que Z quiere decir que es zip comprimido.

CHM – Microsoft HTML Help comprimido. El formato CHM es un formato propietario basado en HTML. Varias páginas y gráficos incrustados se distribuye junto con los metadatos de propiedad como un solo archivo comprimido.

DTB – DAISY es un XML basado en formato de libro electrónico crea do por el consorcio DAISY internacional de las bibliotecas para las personas con discapacidad de impresión. DAISY implementaciones se han centrado en dos tipos principales: los libros electrónicos de audio y texto de los libros electrónicos.

fb2FictionBook es un formato XML para el almacenamiento de libros donde cada elemento del libro es descrito por etiquetas. El objetivo principal para el almacenamiento de libros en el formato FictionBook es su precisión de mantenimiento de la estructura del libro acompañado de la prestación de esfuerzo de conversión (incluyendo automático) de los archivos FictionBook a otros formatos populares: TXT, DOC, RTF, HTML, etc. Además de que, muchas aplicaciones de lectura y lectores electrónicos, como el Papyre, permiten leer el formato FictionBook sin convertir.

lrf – Es la extensión habitual del formato BBeB. La extensión de archivo LRX representa un eBook cifrado DRM.

pdb – Palm Data Bases (bases de datos de Palm OS). Formato de Palm Digital Media, con un buen soporte por parte de smartphones y pdas, ya que hay versiones del software de lectura para iPhone, PalmOS, Symbian, BlackBerry, Windows Mobile...

pml – Palm Markup Language. Es un formato específico para Palm Reader.

rb – Formato nativo de RocketBook.

TCR – Formato nativo de PSion. eBook para EPOC

TR2 - TR3 – El TomeRaider formato de libro es un formato propietario. Hay versiones de TomeRaider para Windows, Windows Mobile (también conocido como Pocket PC), Palm, Symbian, iPhone y más. Es un formato en desuso.

WOLF – Formato Wolf generalmente tiene la extensión. Wol. Puede soportar DRM. Jinke tiene soporte nativo para el formato de Wolf en la totalidad de sus lectores. También tiene una versión lite y una versión de navegador para plataformas Windows.

[editar] Seguridad en el libro electrónico

Para paliar el miedo del mundo editorial frente a la posible pérdida de derechos sobre el contenido de sus obras, Adobe ha creado un complejo sistema de seguridad encuadrado dentro de los sistemas de "gestión de derechos digitales" (DRM). La seguridad de este sistema, además de proporcionar ingresos extra a Adobe, alienta a editoriales como Pearson, Dykinson o Editorial MAD la edición de títulos técnicos. Sin embargo otras editoriales como O'Reilly ofrecen sus libros sin DRM, respetando los deseos y derechos de sus lectores.

Los sistemas DRM incluyen restricciones a la libertad de leer los libros en dispositivos distintos de los que se especificaron o incluso limitaciones por fecha e incluso pueden llevar al borrado de libros ya comprados, como en el caso de Amazon con el libro 1984 de George Orwell, que incluso dio lugar a demandas. [3]

[editar] Similares

[editar] Libro electrónico e ISBN

La Agencia Internacional del International Standard Book Number (ISBN) a través del Manual de Usuario del ISBN en su última actualización del 5 de febrero de 2002, reconoce los libros electrónicos como sujetos de código ISBN en el acápite 6 (página 15).

[editar] Bibliografía

[editar] Véase también

[editar] Referencias

  1. «e-book» es «libro electrónico» Fundéu BBVA, 11 de noviembre de 2009
  2. Apple launches iPad (27 de enero de 2010). Consultado el 25 de marzo de 2011.
  3. lavanguardia.es (ed.): «Demanda a Amazon tras borrar '1984' de Kindle» (en español) (3 de agosto de 2009). Consultado el 5 de agosto de 2010.

[editar] Enlaces externos

 

 

FUTUROSDELLIBRO.COM

 

Ciencia 2.0. Generación y creación de conocimiento en un mundo en red. UPC. Iniciativa Digital. 11 de abril

 

La lectura y sus soportes. Fundación Germán Sánchez Ruipérez. 16 de abril

 

Límites y fronteras de la lectura. Universidad de Barcelona. Facultad de Biblioteconmia i Documentaciò. 4 de mayo

 

Support Wikipedia

COMMONS. El otro blog

 


The Open Publishing Handbook Project

 

El Potlatch digital. Wikipedia y el triunfo del procomún y el conocimiento compartido

Felipe Ortega y Joaquín Rodríguez

Próxima aparición. Editorial Cátedra. Septiembre 2011

 

Bibliofrenia o la pasión irrefrenable por los libros

Editorial Melusina

 

Edición 2.0. Los futuros del libro

Editorial Melusina

 

EDICIÓN 2.0. SÓCRATES EN EL HIPERESPACIO

Editorial Melusina

 

Canal Youtube. Futurosdellibro

Canal USTREAM. Futurosdellibro

 

Support Wikipedia

 

Research paper

 

Perfil LinkedIn

 

Es muy posible que el debate sobre el futuro del libro tenga que plantearse no como el de una unidad inseparable -el futuro del libro, a secas- sino como el de destinos y futuros paralelos en función del tipo de contenidos que se comuniquen, las ventajas que se obtengan transmitiéndolos de una u otra forma y el tipo de público al que vayan dirigidos. En suma, para avanzar en este debate deberíamos comenzar a hablar, comenzar a pensar, en términos de "los futuros del libro", idea de la que este blog toma el nombre.

I Support the Public Library of Science



I am a hard bloggin' scientist. Read the Manifesto.

  :  Home  :    :  Quienes Somos  :    :  Biblioteca Virtual  :    :  Libros en papel digital  :    :  Premio Nobel Pablo Neruda  :  

  :  Premio Nobel Gabriela Mistral  :    :  Gestion Documental ISO 15489  :    :  Noticias  :    :  Galeria de Fotos   :    :  Contacto  :  

  :  CV  :  

WWW.BIBLIOTECAVIRTUAL.SUPERWEB.CL

51129 Visitas    ::    ®
   ::    Crea tu Web Ahora en Página Web Gratis, Powered By SuperWeb y Hosting    Maquinaschile.com
(Los contenidos de esta web son de exclusiva responsabilidad del creador y no de paginawebgratis.cl)